Artículos de la Presidencia



Oscar Silva: "Hay que profundizar la economía social"

Periódico El Delegado, Argentina - Junio / Julio 2016

Oscar Silva: hay que profundizar la economía social

El secretario general del gremio de Vendedores Ambulantes afirmó que hay que profundizar el modelo de inclusión y revertir la situación de empleo no registrado.

El titular del Sindicato de Vendedores Ambulantes de la República Argentina (SIVARA), Oscar Silva, expresó la necesidad de continuar con el actual modelo de inclusión pero "profundizándolo porque tenemos sectores que deben incorporarse al sistema laboral y, obviamente, desde nuestra organización, conocemos las necesidades de distintos sectores del trabajo". Apuntó a que "el empleo no registrado en el país hoy oscula en el 30, 32%, aproximadamente, y es necesario romper esa barrera, porque nos va a beneficiar a todos".

Leer a tamaño completo



Oscar Silva: "Los vendedores ambulantes debemos seguir luchando por nuestros derechos"

Periódico El Delegado, Argentina - Junio / Julio 2016

Oscar Silva: los vendedores ambulantes debemos seguir luchando por nuestros derechos

El titular del SIVARA ratificó el estado de alerta y movilización y reclamó una ley que "nos incorpore al sistema laboral definitivamente".

El titular del Sindicato de Vendedores Ambulantes de la República Argentina (SIVARA), Oscar Silva, exhortó a los trabajadores de las distintas ramas de la actividad a continuar con el estado de alerta y movilización frente a los distintos operativos tendientes a "afectar nuestra tarea". El dirigente remarcó que "el Gobierno, ya sea nacional, provincial o municipal, debe entender que nos estamos jugando el ingreso diario para que nuestras familias puedan vivir con dignidad".

Leer a tamaño completo



Nuevos enfoques sobre trabajo autónomo en Europa: la resulución del Parlamento Europeo en 2014

Oscar Silva, Presidente de UTREIN - Abril 2016

Oscar Silva

Desde Europa, llegan a América Latina nuevos enfoques sobre el trabajo autónomo, que nos parecen coincidentes con nuestra estrategia en relación al empleo por cuenta propia.

La novedad es la Resolución del Parlamento Europeo sobre la protección social para todos, incluidos los trabajadores autónomos, de enero 2014.

Lo central de este enfoque es el reconocimiento de que existe una forma digna y provechosa para la sociedad de ejercer el trabajo independiente, lo que lleva a su promoción.

Ello no quita que también que, en un segundo plano, haya situaciones de “falso autónomo” que deben desalentarse y perseguirse.

En el enfoque general, se señala que:

  • el trabajo autónomo representa más del 15% del empleo total en la UE (en 2012).

  • en algunos casos el trabajo autónomo no es la opción preferida por la persona en cuestión, sino más bien de una necesidad debida a la falta de otras oportunidades de empleo o de regímenes de trabajo lo bastante flexibles como para combinar el trabajo y la prestación de cuidados a personas dependientes; que, en numerosos Estados miembros,

  • los trabajadores autónomos tienen dificultades para adquirir suficientes derechos de pensión, lo que incrementa el riesgo de pobreza para las personas afectadas en el futuro.

  • en relación a los trabajadores autónomos, no existen información y datos fiables, precisos y comparables sobre la situación, las condiciones de trabajo y los mecanismos de seguridad social destinados a permitir conciliar el trabajo y la prestación de cuidados;

  • si bien la mayoría de los modelos tradicionales de protección social y, en particular, los sistemas de seguridad social y de Derecho laboral, han sido concebidos para salvaguardar los derechos sociales y laborales de los trabajadores asalariados, existe el riesgo de que, ante las nuevas formas de empleo que están surgiendo y con un número cada vez mayor de trabajadores que ejercen una actividad autónoma, los nuevos grupos de trabajadores puedan tener que aceptar una protección social inferior;

En este marco, se definen los siguientes lineamientos generales:

  • el trabajo autónomo debe ser reconocido debidamente como una forma de trabajo que favorece la creación de empleo y la disminución del desempleo.

  • su evolución positiva debe ir acompañada de medidas adecuadas de protección social de los trabajadores autónomos definidas en la legislación nacional de los Estados miembros;

  • debería facilitarse la conciliación del trabajo y las responsabilidades de prestación de cuidados ofreciendo a los trabajadores flexibilidad en relación con la jornada laboral y el lugar de trabajo, a fin de evitar una situación en la que no tengan más opciones de flexibilidad que la de recurrir al empleo autónomo dependiente;

  • debería contarse con datos estadísticos actualizados y más detallados que los disponibles actualmente, que podrían utilizarse para analizar la importancia económica de los trabajadores autónomos y de sus diferentes grupos; pide asimismo que se incluyan las cuestiones relativas al trabajo autónomo en la encuesta de población activa de la Unión Europea;

  • cada vez hay más trabajadores autónomos o trabajadores con poco trabajo o con un trabajo mal remunerado, especialmente mujeres, que se sitúan por debajo del umbral de la pobreza pero no están registrados oficialmente como desempleados;

  • los diferentes estatutos de los trabajadores autónomos entre los Estados miembros precisan de soluciones para una mejor coordinación de la seguridad social, a fin de que no se restrinja la libre circulación de trabajadores;

  • deberían promoverse intercambios entre los Estados miembros a fin de proporcionar orientación sobre las diferentes formas del empleo atípico, incluido el trabajo autónomo, con vistas a ayudar a los Estados miembros a aplicar correctamente las legislaciones laborales y las medidas de protección social pertinentes a los trabajadores empleados en tales condiciones; considera también necesario que los Estados miembros identifiquen claramente el falso trabajo autónomo y sancionen a los empresarios si se constatan y acreditan tales casos; insiste, no obstante, en que la determinación de la condición de trabajador asalariado debe seguir siendo una responsabilidad jurídica del Estado miembro anfitrión en cuyo territorio se realice el trabajo;

  • los interlocutores sociales europeos, la Comisión y los Estados miembros deberían estudiar la cuestión del trabajo autónomo dependiente y que encuentren soluciones prácticas, especialmente en aquellos sectores en los que las actividades transfronterizas desempeñan una función importante y entre los grupos vulnerables, como los trabajadores domésticos y los trabajadores con salarios bajos;

  • los Estados miembros deberían velar por que el trabajo autónomo no se convierta en un medio de impedir que los trabajadores disfruten de los beneficios de la seguridad social y la seguridad en el trabajo ni un medio de que los empleadores eludan el Derecho laboral y de la seguridad social; pide, por otra parte, que se evite la asimilación de los trabajadores autónomos con los asalariados a fin de proteger las ventajas del trabajo autónomo y de la actividad económica de tal naturaleza, y de contribuir al desarrollo del espíritu empresarial y de la calidad de los servicios;

  • los Estados miembros, deberían amplíar la protección social en lo que se refiere a la jubilación, la incapacidad, los permisos de maternidad/paternidad y el desempleo, de manera que la protección social de los trabajadores autónomos se adapte mejor a las necesidades de los mismos;

  • los Estados miembros deberían garantizar a los trabajadores autónomos el acceso a regímenes colectivos de seguro y de pensiones basados en la solidaridad, promoviendo y apoyando los seguros de grupos para los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales.

  • los Estados miembros deberían facilitar a las personas que deseen adquirir la condición de trabajadores autónomos información adecuada acerca de las modificaciones en su grado de protección social y sus derechos laborales que se deriven de la obtención de dicha condición, así como los cambios en otros derechos y obligaciones vinculados a su actividad económica.

  • la Comisión debería poner a disposición de los trabajadores autónomos y de los trabajadores móviles información sobre sus derechos y obligaciones en caso de migración, inmigración y trabajo transfronterizo;

  • Debería involucarse a los interlocutores sociales, de conformidad con las prácticas nacionales, en un proceso de desarrollo y modernización de la protección social, y que profundicen el diálogo social a nivel nacional y de la UE.

  • los interlocutores sociales deberian incluír en el orden del día las cuestiones relacionadas con los derechos laborales y la protección social de los trabajadores autónomos, con objeto de seguir creando un marco de protección social suficiente para èstos, sobre la base de la reciprocidad y elprincipio de no discriminación.

  • los interlocutores sociales deberían analizar si es preciso incluir a los trabajadores autónomos en la negociación colectiva y el modo de hacerlo, adoptando estrategias concretas sobre el modo de abordar los problemas de los trabajadores autónomos en los casos en que la legislación nacional no permite la representación sindical de los trabajadores autónomos; insta a los interlocutores sociales a que intercambien buenas prácticas entre los sindicatos y las asociaciones profesionales en materia de servicios prestados a los trabajadores autónomos, la lucha contra el fenómeno del falso trabajo autónomo y la organización de los trabajadores autónomos que ejerzan una actividad por cuenta propia;

  • la Comisión y los Estados miembros deberían garantizar que todos los trabajadores que ejercen una actividad autónoma tengan acceso al aprendizaje permanente mediante la redistribución de la financiación nacional y de la UE existente destinada exclusivamente a trabajadores con contratos permanentes.

  • los Estados miembros deberían garantizar el acceso de los trabajadores autónomos a los servicios públicos y a las ventajas fiscales y sociales correspondientes en relación con la atención infantil;

  • los Estados miembros deberían facilitar la posibilidad a los trabajadores autónomos y sus cónyuges o parejas que participen en sus actividades, de conciliar trabajo y responsabilidades de prestación de cuidados, y ofrezcan a los trabajadores que lo soliciten flexibilidad en cuanto al horario de trabajo, el teletrabajo y el trabajo a tiempo parcial para el cuidado de menores y personas dependientes;

  • deberían ofrecerse oportunidades para la formación continua y la reconversión profesional de trabajadores autónomos y de aquellos que estén en transición de un trabajo asalariado a un trabajo autónomo.

  • debería promoverse y facilitarse la autoorganización de los trabajadores autónomos, especialmente de las mujeres, con el objetivo de incrementar su capacidad para defender sus intereses colectivos;

  • -de acuerdo a la Directiva 2010/41/UE sobre la aplicación del principio de igualdad de trato entre hombres y mujeres que ejercen una actividad autónoma, los Estados miembros deben poner solución a todos los obstáculos que impiden que las mujeres y sus cónyuges o parejas reconocidas de acuerdo con la legislación nacional puedan beneficiarse de la protección social a la que tienen derecho de conformidad con esa legislación -los Estados miembros deberían abordar de manera eficaz la falta de protección social que se observa en los casos de familiares, e incluso cónyuges (parejas), que trabajan en empresas familiares pequeñas o muy pequeñas, dada la ambigüedad y la falta de formalidad que conllevan dichas relaciones laborales o cuando son ellos mismos trabajadores autónomos;

    La Resolución también se ocupa del caso particular del TRADE, trabajo autónomo económicamente dependiente en los siguientes términos:

  • las condiciones de trabajo de los trabajadores autónomos económicamente dependientes no son radicalmente distintas de las condiciones de trabajo de los asalariados, por lo que sus derechos laborales y de seguridad social deberían, en su caso, asemejarse más a los derechos de los asalariados;

  • no es frecuente que los trabajadores autónomos económicamente dependientes estén organizados o representados por sindicatos, aun cuando tienen más probabilidades de ser víctimas de abusos relacionados con las horas de trabajo y de abusos de otra índole;

  • Un párrafo especial està dedicado al caso del “falso autónomo”:

  • la falta de una definición nacional clara de trabajo autónomo aumenta el riesgo del falso trabajo autónomo entre los trabajadores de la UE y puede dificultar su acceso a una seguridad social adecuada;

  • podría ser oportuno definir claramente el fenómeno del falso trabajo autónomo y prevenir posibles abusos al respecto a fin de evitar vulneraciones de los derechos sociales de los trabajadores, distorsiones de la competencia y el riesgo de dumping social;

  • el falso trabajo autónomo es, fundamentalmente, una forma de evasión parcial de cotizaciones de difícil detección que socava la sostenibilidad y la adecuación de los regímenes de pensiones y les resta recursos de vital importancia;

  • el alto índice de desempleo que se observa en muchos Estados miembros, añadido a una presión a la baja constante sobre los costes laborales (unitarios), está dando lugar a tendencias y prácticas en los mercados de trabajo nacionales que favorecen el futuro desarrollo y el aumento del fenómeno del falso trabajo autónomo.

  • se dan cada vez más casos de falsos autónomos, externalización y subcontratación, lo que puede traducirse en un aumento de los puestos de trabajo precarios y un mayor deterioro de los ya de por sí bajos niveles de protección de los trabajadores no declarados;

  • existe un problemático y elevado número de casos de falsos autónomos, especialmente en los sectores de la construcción y de transformación de la carne, en particular por lo que respecta al desplazamiento de los trabajadores que los Estados miembros adopten medidas de inspección adecuadas para luchar contra los casos de falsos autónomos, por ejemplo, mediante el establecimiento de criterios para determinar qué constituye un empleo por cuenta ajena, de manera que los inspectores de trabajo puedan distinguir los falsos autónomos de los verdaderos; señala que, a fin de evitar los casos de falsos autónomos, deben tomarse medidas que permitan a los Estados miembros establecer requisitos o medidas de control adicionales y de gran alcance;

  • Finalmente, se introduce también una dimensión de género:

  • las mujeres que deciden hacerse empresarias mencionan, con más frecuencia que los hombres, un mejor equilibrio entre la vida profesional y la vida personal y/o la necesidad económica como motivación principal de su decisión;

  • las trabajadoras autónomas son una minoría dentro de este colectivo de trabajadores, pero tienen más probabilidades de caer en una situación de pobreza;

  • la falta de acceso de los trabajadores autónomos a unos derechos de pensión adecuados, prestaciones por enfermedad, vacaciones pagadas y otras formas de seguridad social agrava la diferencia de remuneración entre hombres y mujeres en el caso de las mujeres que ejercen una actividad autónoma, especialmente tras la jubilación.



  • Presentación

    Oscar Silva, Presidente de UTREIN - Agosto 2015

    Oscar Silva

    El tema de los trabajadores en la economía informal ha ganado presencia en el mundo desde el nacimiento del concepto de “sector informal” hace cuarenta años.

    Ello es evidente en la OIT, donde luego de algunos avances en los años ochenta y noventa, es en 2002 en que se aprueba una resolución especìfica (Trabajo decente y economía informal), que es el fundamento de la Recomendaciòn 204 Transición de la Economía Informal a la Economia Formal del 2015.

    El sindicalismo de países en desarrollo, incluyendo el de los países latinoamericanos y caribeños, había “descubierto” mucho antes al empleo informal por cuenta propia (o autónomo, o autoempleado, o independiente, como también se lo denomina), por una razón objetiva: todos ellos son parte de la clase trabajadora, no importa si tiene una relación de trabajo o no la tiene (frecuentemente la tiene pero simulada), y por ello incorporó su representación y afiliación a la estrategia organizativa. Además, ha explorado distintas vìas de diálogo social con gobiernos y empleadores (cuando los cuenta propia son demandados de manera temporal por éstos).

    En este doble escenario, un conjunto de organizaciones sindicales sectoriales (asociaciones, uniones, sindicatos, federaciones) de América Latina / Caribe y de España han considerado que llegó el momento de crear un instrumento birregional de articulación entre sus miembros, a favor de un desarrollo de sus afiliados, que los incorpore a la meta del trabajo decente y la justicia social para todos, en el marco de las potencialidades del nuevo instrumento de OIT. Esta nueva organización está abierta a otras que soliciten su incorporación en América Latina / Caribe, Portugal y colectivos latinos en Estados Unidos de América.

    Nuestro logo refleja gráficamente este proyecto de confluencia entre la región Norte de América Latina (México, Centroamérica, Panamá, Caribe), la región Sur (Andina, Cono Sur) y la península ibérica (España, Portugal).